Es un mercado deprimido, dónde no hay dinero para comprar, ni suculentas ofertas para vender, llama la atención que haya tantos jugadores argentinos sin club, libres, casi que "en oferta". Entre los nombres hay varios pesados, ex campeones, jugadores que hace no mucho eran codiciados.

Si bien aún resta resolver lo de Jonatán Maidana a River, o a Estudiantes o incluso a Vélez, hoy, el nombre del zaguero es uno de los que más galones tiene. Lo mismo en el caso de Ezequiel Garay, quién no encontró equipo desde que se fue -mal- del Valencia de España. Y siguen los apellidos importantes. Juan Pablo Carrizo, en su momento de los mejores arqueros del país, hoy no tiene equipo tras su experiencia en Cerro Porteño. 

Y en el medio, se suman jugadores que también tienen un curriculum frondoso, como por ejemplo Fernando Belluschi, que quedó libre de Lanús luego de la final de la Copa Sudamericana, o Nicolás Bertolo, en la otra vereda del Sur, la banfileña.

Tras un regreso que levantó muchas expectativas, Nacho Piatti, actualmente, está sin equipo. Otro ex San Lorenzo que está en el "dique seco" es el "Pitu" Barrientos, cuya última experiencia fue Nacional de Montevideo. Adelante entre los puntas, aparecen Juan Cruz Kaprof, que surgió en River, jugó en Defensa y Justicia y Arsenal, por ejemplo y Hernán Barcos, que en su momento fue un "9" codiciado y que hoy no tiene club tras su paso por el FC Messina de la cuarta división italiana.

Está claro, la gran mayoría son jugadores de más de 30 años, incluso, bastante más. Pero, en un mercado tan agresivo para los enflaquecidos bolsillos de los clubes argentinos, ¿no sería bueno dar alguna segunda oportunidad? En Doble Amarilla nos animamos y armamos el que podría ser un buen equipo de jugadores libres.

 

El once de jugadores "libres".
El once de jugadores "libres".