Con poco, a Boca le alcanzó. El Xeneize venció 2-1 a Claypole por los 32avos de final de la Copa Argentina y sigue en competencia. 

Claypole arrancó con mayor determinación e impuso su idea de juego ante un Boca desconocido. Antes de los diez minutos, Nicolás Capaldo protagonizó una polémica jugada tras pegarle a Carballo. El 9 del elenco de zona sur quedó tendido en el piso, intentó seguir pero debió salir reemplazado. Para el jugador Xeneize, no hubo ni amonestación.

El Tambero continuó dominando el juego y abrió el marcador a los 29': tras un tiro de esquina y varios cabezazos y una tapada de García, Rubén Landaburu logró meter la pelota en el arco. Sobre los últimos minutos del primer tiempo, Boca pudo lograr mayor tenencia de la pelota y Sebastián Villa, tras una jugada con Edwin Cardona, estableció el 1-1.

En el complemento, Boca cambió la actitud y contó con un mayor dominio de la pelota. Los de Russo tuvieron más chances ante un Claypole que, con el correr de los minutos, comenzó a sentir el cansancio y aparecieron algunos calambres por el desgaste.

Cerca de la media hora de juego de la segunda etapa, Russo dispuso dos cambios: ingresaron Soldano y Maroni y dejaron el campo Zeballos y Varela. Fue Maroni quien, tras otra asistencia de Cardona, logró dar vuelta el marcador y poner el 2-1 en favor del elenco Xeneize.

En la siguiente instancia, Boca se enfrentará ante Defensores de Belgrano, que eliminó a Almirante Brown.