El fútbol femenino tuvo altibajos este año: el 2020 inició con un torneo de verano, con los equipos enfocados en el cierre del primer torneo semiprofesional de la máxima categoría de la disciplina en AFA. Sin embargo, la pandemia de coronavirus frenó los planes, el torneo, los entrenamientos y, como todos nosotros, el femenino debió adaptarse al modo-Zoom. Varios meses de entrenamientos en casas, para luego en septiembre ir retomando paulatinamente los entrenamientos… A fines de noviembre volvió el torneo, que se completará en enero de 2021, y dará una plaza para la Copa Libertadores, que se disputará en Argentina. Un repaso del año, a continuación:

 

Torneo femenino: verano, pandemia y retorno y presencia de AFA

El torneo de verano se desarrolló entre el 26 y el 31 de enero y participaron Boca, River y el seleccionado de la provincia de San Luis, sede del torneo. Fueron las jugadoras Xeneizes las que se consagraron ganadoras, tras vencer 2 a 0 a las Millonarias en el estadio La Pedrera.

Del torneo de Primera División, en total, se jugaron entre 15 y 16 partidos hasta la suspensión. En 2020, el certamen se reinició el fin de semana del 8 y 9 de febrero (fecha 12) y la fecha 16 fue la última que se completó, entre el 7 y el 9 de marzo; luego, de la jornada 17, la última de la etapa regular, solo se disputaron tres (Independiente 3-0 Estudiantes; Rosario Central 1-2 Gimnasia y San Lorenzo 2-2 UAI Urquiza).

La pandemia cortó los planes y obligó a los planteles a adaptarse a los entrenamientos vía Zoom, tal como lo hicieron los demás deportes y todos en los diferentes ámbitos de la vida. A fines de abril, el certamen fue dado por terminado, así como también los vínculos que tenían fecha límite de 30 de junio. Sin embargo, días después, AFA anunció que se haría cargo de los contratos hasta fin de año de quienes quedaran libres de sus clubes.

En julio, los 17 equipos confirmaron que continuarán en la categoría profesional. Tras la ratificación, llegó la habilitación para el retorno a los entrenamientos y a finales de septiembre, algunos clubes ya comenzaron con las prácticas: cada institución podía hacerlo en el período que quisiera, debiendo adaptarse a los protocolos y realizando los testeos correspondientes en la previa.

El 19 de noviembre finalmente se realizó el sorteo y el 28 del mismo mes comenzó el torneo de transición. Al cierre de diciembre, llegamos con los equipos clasificados a semifinales y con cruces confirmados: Boca-San Lorenzo y UAI Urquiza-River.

 

FIFA y Conmebol, y el impulso a la disciplina

Debido a la pandemia de coronavirus, FIFA decidió suspender los Mundiales juveniles Sub 20 (Panamá-Costa Rica en agosto y septiembre) y Sub 17 (India, noviembre). Finalmente, se definió que ambas competencias se trasladarán a 2022.

Por otro lado, los Sudamericanos Sub 20 (primera fase disputada en Argentina) y el Sub 17 (programado para noviembre-diciembre de 2020 en Uruguay) también debieron modificar sus fechas.

En septiembre, FIFA anunció programas de desarrollo para potenciar al fútbol femenino. Se trata de ocho planes para el período comprendido entre 2020 y 2023. "El programa se propone ofrecer la oportunidad de solicitar recursos adicionales y conocimiento especializado para desarrollar el fútbol femenino en el ámbito nacional", indicó el organismo.

El programa consta de ocho áreas clave: estrategia, campaña de promoción del fútbol femenino, desarrollo de clubes, formación de gestores y administradores, becas de formación para entrenadoras, mentores para entrenadoras y un programa de liderazgo femenino en el fútbol.

Por otro lado, sobre el cierre de año, durante el Congreso Femenino de Conmebol, el presidente de la Confederación Alejandro Domínguez, anunció nuevas medidas para el desarrollo de la disciplina. Entre ellas, se encuentran la disputa de la Copa América cada dos años a partir de 2022, la propuesta de crear una Copa Intercontinental y la exoneración del pago de Licencias Pro de Entrenadoras a las mujeres por tres años.

 

Un mercado de pases sinigual

La pandemia no afectó el movimiento de las jugadoras entre los clubes e, incluso, hubo varias bombas que se destacaron: Dalila Ippolito viajó a Italia a fines de julio con ciertas incógnitas, aunque un fuerte rumor de un interés de la Juventus. Tras 14 días de cuarentena, a mediados de agosto, se confirmó: el equipo de Turín anunció a la jugadora como flamante refuerzo, en el que se convirtió en uno de los pases más importantes para el fútbol femenino argentino.

Por otro lado, la goleadora histórica del fútbol argentino Mariana Larroquette dejó la UAI Urquiza para probar suerte también en Europa: ‘Larro’ fue anunciada como jugadora del Lyn de Noruega, una liga que puede servir de ventana para emigrar a otras competencias del Viejo Continente. El otro pase resonante tuvo como protagonista a Vanina Correa, la arquera de la Selección Argentina, que dejó San Lorenzo para pasar al Espanyol de Barcelona.

España parece haber sido el destino más elegido para las jugadoras argentinas que buscan nuevos desafíos para el crecimiento personal y también que será redituable para la Selección.

 

AFA y la Copa Libertadores

Además de solventar los salarios de las futbolistas que quedaron libres a mitad de año, la Asociación del Fútbol Argentino anunció diferentes medidas que se adapta también al plan de FIFA, para el desarrollo de la disciplina. Se trazó un Plan Estratégico de Fútbol Femenino que rige hasta 2023. Entre lo cumplido, se destaca la profesionalización del fútbol femenino, en 2019, como el primer punto de estas medidas. Luego, entre los anuncios se encuentran: a partir de la temporada 2021 los clubes deberán registrar como mínimo doce contratos profesionales, que se irán aumentando hacia 2023 (quince contratos). También, a partir del año próximo deberán contar, de manera obligatoria, con un equipo de la División Reserva con menores de 19.

Por otro lado, se ratifica, a partir de la temporada 2021, la realización anual de la Copa Federal y la creación, a partir de la misma temporada, de la Supercopa Femenina, que disputarán los ganadores del Torneo de Primera División y el de la Copa Federal.

Durante el sorteo en noviembre, Claudio Tapia anunció que Argentina será sede de la Copa Libertadores Femenina, que se disputará entre el 5 y el 21 de marzo. Además de Boca, que clasificó por quedar en la primera posición del primer torneo profesional hasta la suspensión, participará el equipo ganador de este torneo Transición 2020.

 

Perlitas:

* Quilmes y Newell’s anunciaron que participarán de torneos de AFA para la próxima temporada. El club cervecero anunció la creación del equipo durante la cuarentena y actualmente se encuentra en etapa de entrenamiento, con un equipo conformado. Por su parte, desde Rosario ya tienen la estructura lista, un grupo participando de la Liga Rosarina y, según pudo saber Doble Amarilla, la intención es poder participar de ambas competencias, de la regional y también en la Primera C.

* Mara Gómez, los derechos y la historia: La jugadora se incorporó en enero a Villa San Carlos y debutó en diciembre, luego de recibir la habilitación de AFA para poder disputar la competencia de Primera División. Es la primera jugadora trans en participar de una competencia argentina. Una lucha personal y por la inclusión.