El fútbol sudamericano todavía no tiene una fecha exacta para el retorno conjunto de la competencia por la pandemia del coronavirus. Mientras algunas ligas regresan, como el caso de Perú y Paraguay, otras todavía no pudieron siquiera regresar a los entrenamientos.

El panorama en Sudamérica es diverso y todos los países viven diferentes realidades. Y esas diferencias se dan a partir de la mirada política y de sanidad. Mientras en Argentina y Bolivia, por ejemplo, hay una mirada ‘sanitarista’, en otros casos como Brasil, no.

Hasta el momento los únicos países que confirmaron sus regresos son Paraguay, planificado para el 17 de julio, y Perú, que confirmó el retorno para el 7 de agosto. En diferentes escalas están los casos de Uruguay, que podría regresar a fines de julio, y Ecuador, que anunció el retorno para el 17 de julio pero tiene al Gobierno respirándole en la nuca. En el fútbol colombiano también había una idea ambiciosa de regresar en el corto plazo, pero la decisión se tomará en la próxima Asamblea de la Dimayor.

El caso brasileño es uno de los más paradigmáticos por sus decisiones. Por su geografía -y decisiones relajadas ante la pandemia- cuenta con el mayor número de infectados y muertes. Y aún así regresaron algunos torneos estaduales -Campeonato Carioca- y la Confederación Brasileña de Fútbol dijo que el Brasileirao retornaría el 7 de agosto.

Pero hoy los casos más cuidadosos y que plantean un regreso a fuego lento son cuatro: Bolivia, Venezuela, Argentina y Chile. Aunque los matices son diferentes. Mientras dos ligas no regresaron a los entrenamientos, otras lo hicieron con cierta prudencia y hasta con retrocesos.

El caso argentino ya es conocido y este portal dio información concreta sobre la actualidad del fútbol argentino. Con una mirada sanitarista, AFA trabaja junto al Gobierno Nacional en la confección de protocolos para cada categoría. Hoy no hay un panorama claro, aunque la semana pasada y de forma tímida, Ginés González García, ministro de Salud, deslizó que el retorno "podría ser en agosto".

El caso boliviano tiene un problema similar de tiempos pero con miradas distintas. La Federación Boliviana quiere avanzar, pero el Gobierno le pone frenos. Según pudo saber Doble Amarilla, ya se presentaron los protocolos de bioseguridad al Ministerio de Salud y recién tendrían respuestas a finales de julio. "Hay una presión de ciertos clubes para el reinicio porque tienen que pensar en el reinicio de la Copa Libertadores", expresaron por lo bajo a este medio. En concordancia con argentina, no hay una fecha concreta para el reinicio del torneo.

Venezuela tampoco tiene fecha de regreso para la competencia, pero algunos clubes ya se sumaron a los entrenamientos grupales, pero con distancia y medidas de higiene. Según pudo averiguar Doble Amarilla, hay entre ocho y nueve equipos entrenando y planean sumarse más en el corto plazo. Entre ellos están Metropolitanos FC, Atlético Venezuela, Deportivo Táchira, Caracas FC y Zamora FC.

Chile también tuvo las expectativas altas y tenían como fecha predominante de regreso el 31 de julio. Pero esta idea pasa a ser una utopía muy distante de la realidad. La  ANFP le solicitó al Ministerio del Deporte el regreso a los entrenamientos, pero solo fueron habilitados algunos sectores. La Región Metropolitana, similar a Argentina con el AMBA, alberga al 60% de los clubes. Y para colmo, Deportes Valdivia, que planteaba en estos días regresar a los trabajos, confirmó que dos jugadores dieron positivo a los testeos.

El contexto sudamericano demuestra que hay muchas dudas y pocas certezas. Países prudentes e imprudentes. Mientras algunos países apilan miles de muertos a diario y quieren apurar el regreso del fútbol, otros buscan tener soluciones consensuadas con las autoridades sanitarias. Hasta ahora, lo único claro es que el fútbol no es lo más importante…

 

Placa geográfica de posibles regresos del fútbol.
Placa geográfica de posibles regresos del fútbol.