(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Luego del lamentable desenlace de la edición pasada, con una final superclásica disputada en Madrid, Conmebol apuesta a emitir mensajes de pacifismo. Los mismos fueron llevados adelante por afiches contra la violencia y con un comunicado de Alejandro Domínguez.

El afiche que emitió la entidad sudamericana es vinculado a los últimos hechos, donde debido a una falta de organización y criterio, ganó el odio y la violencia. Ante esto, buscan bajar la espuma de la euforia tras el eslogan "el fútbol es un juego, la violencia no".

 

CONMEBOL.com on Twitter

 

Luego aparecieron las palabras de Alejandro Domínguez, Presidente de Conmebol, donde invitó a celebrar este partido como una fiesta, y no como una guerra. Expresó: "Este año tenemos una gran oportunidad en nuestras manos, una oportunidad perfecta para proyectar espectáculo y la mejor imagen del fútbol sudamericano al mundo entero. Aficionados de más de 100 países en los cinco continentes estarán pendientes de esta gran fiesta".

Además, ratificó la postura del lema "el fútbol es un juego, la violencia no" y concluyó:  "No permitamos que el fanatismo descontrolado dañe la magia y el encanto del mejor deporte del mundo. Nos vemos en Santiago de Chile con los dos mejores equipos del continente. Una cita que todos, desde aficionados, jugadores, clubes y directivos, tenemos la responsabilidad de convertirla en la final única".