Daiana Milone es una de las árbitras argentinas que participó en el reinicio de la Copa Libertadores y, junto a Mariana de Almeida, se convirtieron en las primeras en actuar como juezas de línea. En diálogo con Doble Amarilla, Milone comentó cómo fueron sus inicios y en qué momento de su carrera llegó la nómina para los encuentros internacionales.

El 17 de septiembre estuvo presente en el encuentro entre Defensa y Justicia – Delfín en Florencio Varela; actualmente se encuentra en Paraguay, en la previa del inicio de la Copa Sudamericana, en la que también participará. Este martes, estuvo presente en el encuentro entre Olimpia y Delfín como parte del equipo arbitral. “Llegué con experiencia, se me dio la oportunidad y me fue bien por suerte”, reconoció.

Además, Milone opinó sobre la presencia del VAR y consideró que “ayuda mucho”. “Ayuda en los fuera de juego, en las jugadas finas. El VAR está para ayudar y hacer justicia de lo que no vemos nosotros en cancha”, explicó.

 

- Doble Amarilla: ¿Cómo decidiste elegir el arbitraje como profesión?
- Daiana Milone:
Mi papá era árbitro también, fue por eso, sino creo que nunca se me hubiera ocurrido. A mí me encantaba jugar al fútbol, eso me encantaba desde chiquita y a los 13 años empecé a jugar en un club de fútbol femenino y me gustaba, jugaba bien, pero me hubiera gustado jugar en un club profesional. Mi papá me empezó a convencer, a mostrar cómo era el arbitraje, lo acompañé a algunos partidos y vi que había otras chicas. Me convenció, más que nada, diciéndome que él conoció todo el país y después, si pasaba a ser internacional, iba a conocer muchos países, y así fue. Con los años me hicieron internacional y por suerte lo logré. En este momento estoy en Paraguay trabajando.

- DA: ¿Cuánto hace que te desempeñas como árbitra?
- DM:
Yo arranqué a los 16 el curso de árbitra y tengo 31, en un mes cumplo 32 y siempre trabajé de esto. A los 18 entré en AFA. Para llegar a Primera y ahora participé en dos partidos de Copa Libertadores (Defensa-Delfín y Olimpia-Delfín) y me llevó 15 años. A todos les cuesta más o menos lo mismo. Desde que arrancás, vas pasando por distintas categorías, Inferiores, Juveniles, fútbol femenino también, después pasar por todo el Ascenso también y te van subiendo de categoría.

- DA: ¿En qué momento de tu carrera te llegó la citación para estos partidos de Copa Libertadores?
- DM:
Me llegó cuando menos me lo esperaba, porque justo estábamos en cuarentena. Yo venía entrenando y preparándome para las competencias femeninas, entonces FIFA nos controla con un reloj que tenemos que subir todos los días el entrenamiento que hacemos. Yo entrené todos los días en esta cuarentena, de siete días entrenaba seis, así que me agarró bien en lo físico. Veníamos con clases por Zoom también. Hace dos años que estoy en el plantel de Primera División de hombres, tengo uno o dos partidos por mes. Llegué con experiencia, se me dio la oportunidad y me fue bien por suerte, así que seguimos.

- DA: ¿También vas a estar para los partidos de la Sudamericana?
- DM
: Sí, yo vine a Paraguay para partidos de Sudamericana y me designaron un partido más en Libertadores. Tuvimos que venir 14 días antes para hacer cuarentena y cumplir todo el protocolo para los árbitros. Tenemos que estar 14 días en un hotel para poder dirigir un partido, todo un esfuerzo lleva.

- DA: ¿Más en esta época, que hay que cuidarse el doble no?
- DM:
Sí, sí, viajando 20 horas en auto. Después llegar, aislarse, que te traigan la comida a la habitación… Lo único que podemos usar es el gimnasio ahora, por suerte, antes no se podía. Las dos horitas en el gimnasio son la única distracción que tenemos en el día.

- DA: ¿Qué significó para vos, en lo personal, ser la protagonista, junto a Mariana, de ese hecho histórico?
- DM:
Fue muy importante, lo veíamos muy lejos. Nos habían dicho que estemos preparadas, que teníamos que estar listas en las últimas clases que tuvimos en Conmebol. El lema de la Conmebol es “Cree en grande” y siempre hay que estar listos y tener fe de que va a llegar el momento. No me lo esperaba ahora, por ahí más adelante cuando empiecen a aparecer más mujeres, pero se dio por unos compañeros que dieron positivo de COVID-19 y yo estaba en Argentina y lista para el hisopado. Nos hicieron el hisopado sin saber si nos iban a dar partidos. Me avisaron el día anterior y no tuve ni tiempo de ponerme nerviosa porque fue todo muy rápido y nos fue muy bien a las dos, tuvimos buenos partidos y nos llamaron para la Sudamericana y estamos re contentas, muy felices y buscando hacer las cosas bien también por nuestras compañeras que se lo merecen mucho y ahora nos tocó a nosotras, pero si todo va bien, van a poner más chicas también.

- DA: Ustedes fueron las encargadas de abrirles las puertas a otras colegas…
- DM:
Sí, en estos países de Sudamérica cuesta todo el doble, para el fútbol femenino, el arbitraje… Son países un tanto machistas. Pero si vas a otros países y no es tal la diferencia. Acá si querías jugar de chiquita al fútbol femenino te decían ‘no, eso es para hombres, las nenas no juegan al fútbol’, y por ahí te miraban raro, ahora ya no. Ahora en los colegios hay fútbol femenino y está creciendo a pasos agigantados por suerte y ya la Selección femenina clasifica a mundiales, mejoró el nivel, vamos por buen camino.

- DA: Recién ahora el fútbol femenino está teniendo una mayor visibilidad y que esos roles se visibilicen más le da más relevancia
- DM:
Sí, con todo. Las periodistas también… En todos los ámbitos nos estamos ganando nuestro lugar.

- DA: ¿Qué diferencias hay en el ámbito del fútbol desde que empezaste y en la actualidad? ¿Tuviste algún problema?
- DM:
Al principio era difícil, muy difícil. Cuando arranqué, llegaba a la cancha y decían ‘hay una mujer’, entre ellos no podían creer que iba a dirigir una mujer. Nunca tuve problemas, por suerte también se dio que me tocaron partidos claros, limpios en los que pasó nada. Tenemos que conducir un partido, siempre me fue bien, no tuve problemas, pero sí antes era de mucha sorpresa para los jugadores llegar a la cancha y ver que había una mujer dirigiendo, no lo podían creer. Ahora ya no, nadie se sorprende, es normal, ya los jugadores cuando voy a un partido de Primera ya nos conocen porque desde chicos los dirigieron mujeres. Por ahí más a la gente grande le llama la atención, que en su momento no veían mujeres. Ahora con los jugadores la mejor, siempre saludan, no nos protestan tanto como a los hombres o tratan de tenernos respeto, o si pasa algo en el partido después piden disculpas. Tratan de tener otra conducta con nosotras.

- DA: Es un gesto que los jugadores tengan esa actitud, porque pueden cambiar un poco la percepción de aquellos que ven fútbol, ¿crees?
- DM:
Sí, claro. La gente del fútbol no se sorprende, ellos también se cuidan durante el partido porque saben que pueden recibir sanciones. Siempre tratan de respetar a los árbitros, en general, sean hombres o mujeres. Por ahí puede haber algún episodio durante el partido, pero propio del juego, se entiende que puede llegar a pasar, pero cuando termina ya está. Te cruzan en el vestuario y está todo bien.

- DA: ¿Cuál es tu opinión sobre la tecnología y el VAR?
- DM:
El VAR ayuda mucho mucho. Yo soy árbitro asistente así que en los fuera de juego, en las jugadas que son finas… El martes tuve una jugada fina en la que, si había VAR quedaba todo aclarado, y no te quedás con la duda en el partido, pensando si influyó tu decisión en el partido. Un error de un árbitro puede dejar afuera a un equipo injustamente, entonces el VAR siempre está para ayudar. Igual, también pueden equivocarse y ha pasado, en jugadas que tampoco ven. Por lo general ayudó mucho, está para hacer justicia de lo que no vemos nosotros en la cancha.

- DA: En la segunda fecha de Eliminatorias, se utilizó bastante y se demoraban en definir, ¿por qué pensás que pudo pasar esto?
- DM:
Porque hay jugadas que son interpretativas, entonces es difícil, no están en el reglamento y hay que interpretarlo. También el árbitro tiene que ir a revisarla y se pierde tiempo… Siempre están tratando de ajustar, el VAR es nuevo y siempre se puede ir mejorando. Seguramente se le agarre más la mano y se resuelva más rápido. Hay que mirarlo tranquilo y no definir rápido, se buscan cámaras de distintos ángulos, hay un asistente de video que está buscando las cámaras, es el que pone las jugadas. También está el árbitro principal que busca resolver con los asistentes y después en cancha, el árbitro, a veces tiene que ir a revisar la jugada, otras no hace falta. Se demora, se pierde bastante tiempo.

- DA: ¿Qué le dirías a chicas, mujeres que quieren dedicarse al arbitraje y no se animan?
- DM:
Para mí fue todo positivo, me fue muy bien, logre muchas cosas, conocí países y gente… Son experiencias lindas. Por ahí hay chicas que están luchando para conseguirlo, pero sé que lo van a lograr. Es un ambiente lindo, sano, es deporte, es fútbol, trabajar al aire libre, cambiás de hábitos como la alimentación, te dedicás al deporte y también cambia la vida, te aleja de cosas malas. Yo lo recomiendo 100%, a mí me fue muy bien y a la mayoría también, porque tiene mucha salida laboral. En seguida empezás el curso y a los pocos meses trabajás. A mí me costó más, por ahí a los seis meses, pero con esa plata te pagás el curso, hay cursos que son gratis y otros que se pagan, pero no son caros. Es un buen trabajo, se gana bien, después tenés tiempo en la semana de trabajar o estudiar. Yo estoy estudiando profesorado de Educación física y también inglés. Es todo positivo, lleva su dedicación como todo trabajo.