(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) River le puso el verdadero broche de oro a su gran año. En el Monumental, y con toda la gente que no pudo viajar a Madrid para ver la histórica final de la Copa Libertadores ganada frente a Boca, el Millonario tuvo un festejo a la altura de lo conseguido.

Los futbolistas aterrizaron en Ezeiza a las 17 horas. Desde ahí, partieron hacia El Monumental, donde hubo un escenario montado sobre el césped. La delegación arribó al estadio a las 19:50 tras una larga caravana desde el Aeropuerto.

 

 

Los futbolistas iniciaron formalmente la ceremonia caminando por una alfombra roja que los llevó al escenario preparado para los festejos. Los más aplaudidos y ovacionados, Ignacio Scocco, Pity Martínez, Jonatan Maidana, Lucas Pratto y Leonardo Ponzio. Por supuesto, después llegó el turno del cuerpo técnico, que se llevó una ovación monumental, especialmente Hernán Buján, Matías Biscay y Marcelo Gallardo.

Luego, mostraron el trofeo y lo levantaron subidos al escenario ubicados en el centro del campo. Unas palabras de Martínez, Ponzio y Gallardo lograron emocionar a todos los presentes en el club de Núñez.

 

 

 

 

La vuelta olímpica a través del anillo de la pista de atletismo, a bordo de un micro descapotable, no fue menos emotiva. Todo, por supuesto, se dio en medio del color, la ovación, la euforia de los miles de hinchas presentes en el estadio y las sorpresas de la organización, encabezada por la Subcomisión del Hincha de River. Entre las tantas perlas, hubo una ubicada en la Centenario Alta: una Copa Libertadores inflable con la leyenda ''El Más Grande de la Historia''.

 

 

¿Y la joya de la tarde-noche para los fanáticos? La recreación del gol de Gonzalo Martínez que significó el 3-1 ante Boca en el Santiago Bernabéu, con el arco vacío. Hubo un corredor de LED con luces rojas y blancas a los costados. Aunque no marcó el tanto de la recreación, todo el Monumental gritó el gol.

Se prepararon, además, impresionantes tachos de pirotecnia para adornar la fiesta con fuegos artificiales, los cuales duraron hasta entradas las 22 horas. Una noche única para los 65 mil hinchas presentes en el Monumental.