(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El presidente de Perú, Martín Vizcarra, agradeció a la CONMEBOL y a su presidente, Alejandro Domínguez, por "confiar" en su país para albergar el River-Flamengo del próximo 23 de noviembre, a jugarse en el Estadio Monumental de Lima. 

A poco del anunció, el mandamás del país Inca manifestó en su cuenta de Twitter: "Nuevamente el Perú en el centro del deporte del continente". La decisión, que se produjo tras más de seis horas de reunión, entre los presidentes de los dos equipos y las federaciones, ungió a Lima con el privilegio y llevarse la final (y el negocio que conlleva, claro).

 

Martín Vizcarra on Twitter

 

La CONMEBOL habló de "nuevas circunstancias de fuerza mayor y de orden público" que "cuidadosamente analizadas y evaluadas considerando la seguridad de los jugadores, el público y las delegaciones" para mudar el partido. "La elección del nuevo escenario se apoya en el ofrecimiento del gobierno del Perú, y en las garantías de seguridad que ha dado", añadió el comunicado del ente Sudamericano.

Lima ya había postulado para alojar la Copa Libertadores este año y luego fue elegida como sede para la final de la Copa Sudamericana, pero después fue despojada, así como también perdió la organización del Mundial sub 17 que lo hizo Brasil. Sin embargo, ahora CONMEBOL volvió al punto de partida. 

El encuentro se realizará en el estadio Monumental, casa del Universitario de Deportes, con capacidad para 80.000 personas y ubicado en el distrito de Ate.