(De la redacción de DOBLE AMARILLA) La victoria de Boca ante Athletico Paranaense en Curitiba dejó la alegría del triunfo pero también el primer gol oficial de Alexis Mac Allister con la camiseta azul y oro, además de unas sentidas palabras del uruguayo Nahitán Nández, que comenzó a despedirse en un adiós que se consumará el miércoles pasado para seguir su carrera en el Cagliari italiano.

El tanto de Alexis en Curitiba, tal como contó el periodista especializado en estadísticas Silvio Maverino, marcó por primera vez que padre (por Carlos) e hijo lograron convertir con la camiseta de Boca en una historia centenaria.

Si bien no es la primera vez que padre e hijo logran disputar un partido oficial en Boca, esta es la primera oportunidad que ambos consiguen marcar. Los antecedentes son los Cerezo (Luis y Oscar), los Costa (Domingo y Bartolomé), los Trobbiani (Marcelo y Pablo), los Gatti (Hugo y Lucas), los Álvarez (José Luis y Pablo), los Marinelli (Héctor y Carlos), los Escudero (Osvaldo y Damián) y los Perotti (Hugo y Diego).

Alexis, al igual que su papá Carlos, marcaron en su debut en Copa Libertadores. El lateral izquierdo lo hizo en 1994 ante Vélez y su hijo Alexis ayer ante Athletico Paranaense.

"Sabíamos que iba a ser un partido dificilísimo. Vinimos a ganar. Tiré una pared con Carlos (Tevez) y no miré el arco. Estoy viviendo un momento soñado, pero a la vez lo tomo con mucha tranquilidad", señaló el menor del Colorado luego del triunfo en Curitiba.

"Vinimos a ganar y es lo importante llevarnos un buen resultado, pero todavía queda la segunda parte que sabemos que va a ser difícil. Cuando vi que me quedó ahí sabía donde estaba el arco, por suerte entró", completó.

El 'Hasta pronto' de Nández

"La verdad que quiero disfrutar hasta el último minuto acá y me puse como objetivos estos dos partidos. La verdad que estoy feliz y contento por mis compañeros y el grupo que tenemos, hicimos una buena pretemporada y se vio el resultado adentro de la cancha. El miércoles tenemos otra final", señaló Nández en tono de despedida tras el encuentro.

 

 

"Es muy difícil describir en palabras el cariño que me dio la gente. He pasado buenos momentos acá y no te voy a decir que me costó irme, pero quién te dice que no volveré, es un hasta pronto", dijo el uruguayo abriendo la posibilidad de regresar en algún momento.