(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Los micros colapsan las rutas con destino Asunción. Tragos van y vienen, se agitan banderas por todos los sectores. Colón se manifiesta y disfruta de su momento histórico siendo finalista de la Copa Sudamericana. 'Doble Amarilla' dialogó con César Carignano, ex futbolista del Sabalero y actual periodista de Santa Fe. Nadie mejor que él para conocer lo mejor de dos mundos, tanto del jugador cómo del profesional que es fanático. 

Doble Amarilla: ¿Cómo vive este momento único de Colón?

César Carignano: Yo con tranquilidad, pero en una ciudad que se encuentra revolucionada. Esto es histórico y como todo lo histórico, también es inaudito. Nadie sabe fervientemente que hacer o como obrar. Hay una adrenalina muy grande, un estado de emoción muy importante y mucha ansiedad a la hora de la entrada o reservar un lugar. Se ha llegado a un lugar donde futbolísticamente no se parecía poder llegar. 

DA: Hace poco escribió en una eliminación de Colón en otra competencia que iba a haber revancha y llegó, ¿el fútbol se trata de eso?

CC: Este Colón expresa muchas cosas del fútbol actual. Si uno toma los minutos o los partidos que el equipo de Lavallén funcionó bien realmente, se va a encontrar con que no son muchos y que el rendimiento medio se condice mas con la posición de superliga que con una posibilidad de ser finalista. El fútbol no se trata de jugar siempre bien, y en estos torneos de mano a mano se trata de responder con altura, con atributos y acompañamientos del azar también. 

 

 

DA: ¿Y cree que no puede pasar que en este tipo de competencias los jugadores saquen un plus?

CC: Me parece que en Superliga arrancó bastante cerca del descenso y el nerviosismo es instintivo, es inmediato y no escapa a nadie, más allá de que alguno esté más acostumbrado que otro a jugarlo.
Las copas son una instancia diferente. Al igual que la Copa Argentina puede ser que a 90 o 180 minutos haya un premio inmediato que no tenga que ver tanto con la realidad. Este plantel está ante una chance importante de ganar una final internacional, es una puerta gigantesca para entrar en la historia.

DA: ¿Fue un acierto sostener el proceso de Lavallén?

CC: Estoy convencido de que no soluciona nada discontinuar con excesiva rapidez. Al contrario, se genera una adicción a cambios precoces que predispone muy mal a todos, y me parece que acá fue clave Pancho Ferraro por como afronta todo con sapiencia para frenar a los dirigentes. Después me parece que en algunos partidos el equipo se soltó, se sacó la presión y empezó a creer en si mismo. Mostró lo que se trabaja en la semana y que esta más cerca de lo que suele lograr Lavallén. Tener la cornisa del descenso cerca es difícil y cada uno lo sobrelleva como puede.

DA: ¿Fue Colón el mejor de la Copa Sudamericana? ¿Qué le queda luego de esto?

CC: Si bien Colón no fue vistoso ni abrumador, encontró resoluciones justas en momentos claves como para enderezar el barco y salir de las inseguridades. Hoy el "Mundo Colón" piensa solamente en la final y nada más, el lunes se verá la Superliga pero hoy, tiene todo puesto en eso.