(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) En las ultimas horas se inició una campaña entre River y Boca para bajarle la tensión a los dos partidos de la final histórica de Copa Libertadores que tendrá como protagonistas a los clubes argentinos.

Según informa La Nación, el Papa Francisco estaría mediando para que los presidentes de River y Boca, Rodolfo D'Onofrio y Daniel Angelici planten un olivo en la Plaza del Vaticano de la Ciudad de Buenos Aires como símbolo de paz. Esta acción, característica que ya se han realizado innumerables veces, se realiza con el fin de poner calma y de transmitir un mensaje de paz, de armonía y no violencia, en el marco de un partido cargado de emociones.

Esto se da luego de que, mediante el reconocido publicista pepe Albistur (ínimo amigo del mandamás riverplatense y profesional de dilatada trayectoria en el ámbito político), se conociera una campaña que consta de una imagen de dos niños con las camisetas de ambos clubes y una leyenda que tiende a aportar tranquilidad. Justo, hace unos días, Leandro Paredes y Sebastián Driussi, jugadores actuales del Zenit de Rusia y ex Boca y RIver respectivamente, se sacaron una foto similar. ¿Se dará la acción que impulsa el Papa? Por lo menos, el clima ya va bajando en temperatura y se está buscando que todo se desarrolle en paz. 

 

El afiche con la leyenda "La Copa Libertadores se queda en Argentina".