(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Independiente Rivadavia-Atlanta, que se disputaba en Mendoza en el marco de la 16° fecha del Torneo de la Primera Nacional, fue suspendido debido a graves incidentes en la tribuna local. Como la Policía no estuvo en condiciones de garantizar la seguridad, el partido, que iba 0-0, no pudo continuar.

Todo inició en las afueras del estadio. El cruce debió ser detenido a los cinco minutos del primer tiempo luego de que se escucharan tiros y enfrentamientos en los alrededores del Bautista Gargantini. Poco después, arrancaron los inconvenientes en la tribuna: barrabravas se enfrentaron y amedrentaron a hinchas (incluidos niños) con armas, cuchillos y palos. Finalmente, el choque debió ser frenado definitivamente.

Tras la suspensión, los incidentes siguieron: se quemaron banderas y personas saltaron al césped. Los jugadores de Atlanta se resguardaron en el vestuario, poco antes de que el club local indicara que la Policía no iba a poder garantizar la seguridad para seguir con el choque de la Primera Nacional.

 

Atlanta Oficial on Twitter