(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) El pasado martes, Midland y Luján jugaron, a puertas cerradas, en la localidad de Libertad. Y con el resultado sentenciado (victoria del local ante el lujanero por 2-1), los jugadores que habían participado del encuentro y los que estaban afuera del campo de juego ya que no habían sido citados por el DT, decidieron festejar en conjunto. 

En ese momento, la Policía presente agredió a los jugadores que no habían participado del partido, presumiblemente, porque pensaron que eran hinchas infiltrados. 

Lucas Buono, uno de los jugadores de Midland, comentó que los problemas comenzaron cuando la Policía les pidió “de mala manera a los jugadores que bajen de la tribuna en la que estaban viendo el partido”. En ese momento, según comentó el propio jugador en declaraciones a DOBLE AMARILLA, “empezaron los empujones y manotazos a mis compañeros. Ahí me metí en el medio pidiéndole a la Policía que paren, que éramos todos jugadores. Pero, en definitiva, se terminó generando una pelea importante en la cual fuimos agredidos”. El propio protagonista confirmó que los agredidos quedaron muy golpeados, pero “nadie de gravedad”. 

 

 

Según pudo averiguar DOBLE AMARILLA, no hubo contacto de ningún organismo estatal con el club. “Nadie llamó del Aprevide”, dijeron desde la dirigencia. Los jugadores, le confiaron a DOBLE AMARILLA que ellos sí recibieron una comunicación de parte de Futbolistas Argentinos Agremiados. 

Ya en el cierre del día miércoles, la dirigencia de Midland la confirmó a DOBLE AMARILLA que este jueves van a presentarse en la Justicia. “Vamos a hacer la denuncia en la fiscalía por las lesiones. Llevaremos fotos y videos. Como club vamos a actuar en consecuencia ya que mucho para explicar no hay. Las imágenes hablan por sí solas”, afirmaron desde la dirigencia del ‘Funebrero’.