(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Hernando Politano, presidente de Ituzaingó, habló en exclusiva con Doble Amarilla y brindó detalles de la preparación para el arranque de los testeos el 7 de septiembre.

"Hoy con el club cerrado y sin sponsoreo es todo cuesta arriba, pero por suerte AFA está encima de todo eso y conoce bien la problemática de las divisionales", aseveró el titular del club de la Primera C.

 

- DOBLE AMARILLA: ¿Cómo está Ituzaingó como club con todo lo que estamos viviendo de la pandemia? ¿Cómo está la categoría de cara al armado del protocolo?

- HERNANDO POLITANO: En el club, la verdad que venimos llevando todo bastante bien. Gracias a la ayuda de AFA y el compromiso de los socios, podemos efectuar los pagos al día. El plantel también lo está y, en ese sentido, tenemos todo en forma. Con respecto al protocolo y todo lo que va a venir, ya estamos trabajando en eso, en búsqueda del médico y poniendo en buen estado las canchas. Sobre todo en el predio, donde estamos arenando las canchas y todo. Nos seguimos preparando, compramos un termómetro de distancia y vamos camino a tener todo listo para testear a los chicos el 7/9.

- DA: ¿Les cambia mucho el presupuesto en el club con las obras a realizar y la aplicación del protocolo?

- HP: Hoy con el club cerrado y sin sponsoreo, es todo cuesta arriba, pero por suerte AFA está encima de todo eso y conoce bien la problemática de las divisionales. En nuestro caso, dentro de todo, tenemos nuestro espacio. Nuestra ciudad deportiva está a seis cuadras del estadio, pero en esta divisional no todos tenemos la misma realidad. Hay que armar algo acorde, que encaje para todos. Estamos atrás de resolver el tema médico, porque ahora hay que tener uno todos los días y eso es lo que te puede incrementar un poco la cosa, porque los testeos estarán a cargo de la AFA. Los chicos no se van a poder bañar en el club, vienen cambiados y en ese sentido no hay mucho más. Pero buscar un médico en esta situación tampoco es fácil por lo que vivimos.

- DA: ¿Es una obra a realizar esto de que los jugadores se cambien por separado?

- HP: Nosotros estamos bastante bien, pero la realidad de cada club es distinta y más en esta divisional. En la ciudad deportiva, tenemos los dos vestuarios habilitados. Hicimos el mes pasado dos más en el playón en la cancha de fusta y volea y otros dos en el sintético. Disponemos de seis vestuarios más los del estadio, a seis cuadras de distancia. Por ende, tenemos la posibilidad de armar el protocolo pero, como te digo, cada club vive una realidad distinta. Hay que armar algo acorde para todos.

- DA: ¿Cómo es hacer una platea nueva en plena pandemia?

- HP: Lo teníamos pensado el año pasado y lo estábamos proyectando. Obvio que con una vida normal y un club en funcionamiento. Teníamos algunos materiales de cuando hicimos los vestuarios que conté y cuando lo terminamos empezamos un boca a boca con los socios por las redes y los programas partidarios para ver cómo reaccionaban. Creemos que es una obra que el club necesitaba y creo que nosotros estábamos en deuda con esto.

- DA: ¿Por qué se mandaron a hacerlo justo ahora?

- HP: Nos tiramos a hacerlo porque el socio y el hincha se prendieron enseguida. Empezaron a preguntar, presupuestamos y nos lanzamos. Después veíamos a ver si era completa o por partes por el tema del premoldeado, pero por cómo viene todo y cómo respondió la gente, estamos bien. Esta semana se acopió el hormigón, el hierro, la madera y la semana que viene estamos yendo atrás del premoldeado y se inicia la obra. Si Dios quiere, en cuatro meses estaríamos teniendo nuestra nueva platea de 72 metros con 860 butacas más los palcos y las cabinas de transmisión. Nosotros mismos nos sorprendimos de cómo responde el socio.

- DA: ¿Todos ingresos genuinos del club?

- HP: Si, todos. Era una plata de la que nosotros disponíamos, pero esperamos un poco para ver cómo nos podía agarrar el tema de la pandemia. Por suerte, muchos socios se involucraron antes de esto y empezaron a pagar por varios sistemas de pago. Con eso, cubrimos los gastos del club, los empleados más el ATP, así que nos queda todo armado por suerte. La gente respondió muy bien y créeme que a muchos no les sobra nada, pero vinieron con la plata en efectivo y fue justo en un momento donde se necesitaba. Cuando las noticias no son buenas, creemos que era un buen momento anunciar y arrancar una obra, sobre todo porque necesitábamos hacerlo.

- DA: ¿Termina siendo clave que casi no haya deserción en la cuota social?

- HP: Para nosotros es clave, porque cuando esto arrancó estábamos en un 20% y hoy por suerte estamos llegando a un 50%, pero porque el que hace actividades no está viniendo, lógicamente. El socio vino y pagó, otro se puso al día y hubo algunos que hasta eligieron adelantar cuotas. Y eso que muchas veces es una de las primeras cosas que uno quizá deja de lado. Me parece que, viendo las obras, la gente va acompañando. También estamos haciendo un sector de parrillas y todo ese laburo, por suerte, se ve.