(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Se vivió una situación insólita en el partido que disputaron Almagro y Temperley en José Ingenieros por la 24° fecha de la Primera B Nacional. Resulta que, a los 19 minutos del primer tiempo, el encuentro debió ser detenido ¡por un panal de abejas en el arco local!

La aparición de los insectos se dio luego de que un pelotazo sacudiera la valla defendida por Horacio Ramírez, arquero de Almagro. Ante el golpe, el panal se movió y salieron las abejas, que luego se ampliaron a uno de los costados del travesaño.

La solución fue simple: un asistente ingresó al campo de juego con insecticida y, otro, con un matafuegos. Al cabo de once minutos, el partido en Tres de Febrero pudo continuar.