(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Los Andes y Brown de Adrogué disputaban un accidentado encuentro por la Primera B Nacional. Cuando corrían 16 minutos de la parte inicial, el árbitro debió frenar el partido por los incidentes que tuvieron lugar en la tribuna del Gallardón. Barrabravas se agarraron a golpes y la policía debió intervenir, reprimiendo con balas de goma. Según pudo averiguar DOBLE AMARILLA, el enfrentamiento habría iniciado entre facciones de la barra que se disputaban el control de la tribuna.


Uno de los grupos responde a Rafael Di Zeo, que tiene prohibido el ingreso a los estadios hace un año. El líder de ''La Doce'' apareció a comer un asado a principios de Febrero con el grupo que busca desbarrancar a la barra actual. Los motivos reales de su cercanía, según informó Infobae, tendrían que ver con quienes lideran uno de los grupos. Se trata de los hermanos Coronel. El mayor de ellos, de nombre Walter, también es barra de Boca y está procesado junto a Di Zeo por dos crímenes en el marco de la guerra por el control de ''La Doce''. Marcelo Aravena, histórico del paravalancha Xeneize, era la figura a la que se referenciaba esta facción. Aravena actualmente está preso, lo que debilitó al grupo.


Todo lo mencionado anteriormente, ocurrido el mes pasado, se dio en el marco de la dimisión indeclinable del ex mandatario de Los Andes, Jorge Chizzini. Aunque la página oficial expresó que tomó la decisión de renunciar por motivos de ''estricta índole personal'', DOBLE AMARILLA había adelantado hace un mes que la barrabrava del club tenía mucho que ver con su decisión.


El Presidente había realizado una denuncia en la Justicia, en la cual dejaba constancia de que ''toda la comisión directiva está amenazada por personas con antecedentes penales graves'', entre los cuales se encuentran ''delitos en La Salada y secuestros extorsivos''. Además, temía sobre lo que pudiera ocurrir en el choque ante Almagro, disputado hace algunas semanas. Finalmente, perdió el partido contra los violentos y terminó renunciando a su cargo.


Según pudo averiguar DOBLE AMARILLA, Di Zeo se encontraba en las adyacencias del estadio antes del partido entre Los Andes y Brown de Adrogué. Su plan era ingresar a la cancha cuando su grupo ganara el espacio y enviar un mensaje a Juan Manuel Lugones (titular de APREVIDE) y Guillermo Madero (Encargado de Seguridad en Espectáculos Deportivos), entre otros. No obstante, con Lugones presente en Los Andes, el líder de la barra Xeneize terminó sin poder ingresar al Gallardón.

 

 

En el operativo conducido por Lugones, fueron detenidos más de cien barrabravas pertenecientes a las facciones que se enfrentaron. Los violentos fueron expulsados de la tribuna lateral y, posteriormente, echados del estadio a través de la salida de la calle Estrada y los condujeron hacia Boedo. Sobre esta última, se desarrollaron algunos de los principales episodios de violencia.