(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Eugenio Olivera debutó de manera oficial en el fútbol profesional a sus 19 años y convirtió el gol agónico que le dio el empate a Atlanta ante Temperley. El jugador lloró desconsoladamente en la nota post partido recordando todo su sacrificio para poder ser futbolista profesional. Dialogó con 'Doble Amarilla' y contó su historia de vida.

- Doble Amarilla: ¿Cómo está, a horas después del empate agónico?

-Eugenio Olivera: Estoy más tranquilo, por suerte pude dormir y descansar después de todo lo que viví en el partido con Temperley. Realmente fue todo muy emotivo e inesperado.

- DA: ¿Qué es lo que lo hizo emocionar tanto, más allá del gol?

- EO: Pensé en todo lo que viví para disfrutar un momento así. No fue fácil llegar y en este ambiente nadie te regala nada. Hay un sacrificio enorme detrás de esto que quizás la gente no ve. Mi madre y padre fueron claves en todo este esfuerzo.

 

Identidad Gasolera on Twitter

 

- DA: ¿Cómo fue su historia?

-EO: Yo nací en Concordia, Entre Ríos. En primer lugar tuve una prueba en Independiente donde un amigo me invitó a probarme y accedí. Tras esa prueba logré quedar y viajé a Buenos Aires para hacer otras pruebas y quedé. Llegué con 14 o 15 años y mi decisión fue ir a vivir solo. No fue un buen momento porque no tenía experiencia ni para cocinar, todavía dependía mucho de la ayuda de mi familia. Sumado a los entrenamientos y el cansancio, esta vida nueva se me hacía muy difícil. 

- DA: ¿En Independiente no pudiste continuar, no?

- EO: Quedé libre luego de unos años y francamente no me fue muy bien. Tomé la decisión de volver a mi provincia porque ya estaba atormentado de vivir en Buenos Aires. Hablé con mis viejos para ver si seguía o no. Mi vieja en principio quería que estudie, pero yo no estaba tan seguro (se ríe). Ahí existió la chance de probarme en Juventud Unida. También quedé y jugaba en AFA en mi categoría, después estaba el torneo local.

- DA ¿Y cómo se conectó con Atlanta?

- EO: En Atlanta estuve en el 2018, antes de ir a Juventud por parte de el padre de uno de mis mejores amigos. Luego se dio la posibilidad y me dijeron que las puertas del club estaban a disposición para mi. Este año además tuve que recuperarme de una lesión que por suerte no fue nada grave, pero me limitó pormomentos.

- DA: Y nunca se imaginó algo así...

- EO: Me imaginaba que me podía pasar algo bueno, pero no de esta situación. Fue increíble cómo se dio. Siempre confío en que alguna situación me va a quedar y por suerte la pude aprovechar. 

- DA: ¿Qué mensaje le diría hoy a su madre y padre?

- EO: Qué los extraño mucho y que ya voy a volver para reunirme con ellos. Ya van 9 meses que no voy a Concordia, así que imaginate. Y le diría que al final, de tanto pelearla y buscarlo, se dio. Hay que soñar.