(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Diego Colotto, secretario técnico de Quilmes, habló en exclusiva con Doble Amarilla. El mánager se refirió a la actualidad institucional del club del Sur, que es "uno de las pocas de la categoría que mantiene estructura de Primera".

El equipo manejado por Leonardo Lemos pasa un momento sano en la Primera Nacional: se ubica en el segundo lugar de la Zona 2, con 14 puntos. Aunque el objetivo es ascender a la Superliga, la intención también es no descuidar la formación en juveniles. "Confiamos en un proyecto que esperamos que siga creciendo", manifestó Colotto.

 

LA ENTREVISTA COMPLETA, A CONTINUACIÓN:

- DOBLE AMARILLA: ¿Esperaban este comienzo tan regular?

- DIEGO COLOTTO: Nosotros hemos visualizado y trabajado en un armado que sea mejor que el anterior, queremos seguir manteniendo un proyecto y una idea formativa. También queremos dar un equilibrio con jugadores de experiencia para tener un sostén y crear esa posibilidad de que el equipo pueda ser protagonista. En base a eso, elegimos con el cuerpo técnico los jugadores que llegaron y después el trabajo de ellos hace que el equipo funcione.

- DA: Debutaron muchos juveniles en el torneo pasado en una situación complicada, algo que dicen que no es aconsejable... ¿tiene que ver con la crisis económica porque es más difícil reforzarse?

- DC: La situación a nivel país no es ideal y eso repercute en muchas situaciones. Más allá de eso, Quilmes empezó con el proyecto y piensa en darle más lugar a la gente que forma. Obviamente jugaban en un momento de mayor tensión más allá de la que genera el club mismo por lo grande que es. En este momento, esa responsabilidad sigue estando, pero acompañada por suerte por otros resultados para que los chicos se puedan ir soltando, sumada a la experiencia que ya llevan acumulada.

- DA: La gestión pasada hablaba de un club más equilibrado, pero con una deuda desde lo deportivo... ¿ese es el mayor desafío de ustedes?

- DC: Es un proceso y estamos en el medio del mismo. El club ha mejorado en muchísimos aspectos y estamos confiando en un proyecto que esperamos que siga creciendo, esa es la idea.

- DA: ¿Cuánto y cómo cambió el club de un tiempo a esta parte?

- DC: El club trata de hacer lo que corresponde mes a mes, aún sabiendo que la situación no es fácil. Pensemos que Quilmes hace unos tres o cuatro años tuvo muchos inconvenientes y tuvo que dejar muchos jugadores libres por falta de pago. De ahí para acá, empezaron a acomodarse las cosas. Esos inconvenientes en las últimas dos gestiones por suerte no estuvieron, los jugadores que vinieron y se fueron han cobrado la totalidad de su contrato. Es parte de una regularidad, más lo del día a día que uno pretende que este ordenado, pero eso va de la mano de la parte económica y de cómo se regulariza de a poco.

- DA: Usted cree en esa premisa de que si la cosa esta ordenada afuera, adentro de la cancha después es más fácil?

- DC: Yo en mi función trato de que en el día a día donde trabajo, toda la gente que me rodea esté bien y a gusto. Trabajo con más de treinta jugadores: cuerpo técnico, cuerpo médico, masajistas, coordinador, la gente que prepara el desayuno, los que acomodan las canchas. Yo necesito que el día a día de ellos esté bien porque son los que brindan las características y la tranquilidad de que los jugadores y el cuerpo técnico estén bien.

- DA: ¿Cuánto necesita Quilmes, por la gran estructura que tiene, volver a la primera división?

- DC: Yo creo que de los equipos que están en la Primera Nacional, Quilmes debe ser de los pocos que mantiene una estructura de Primera División y la sostiene, por algo cuando compite en inferiores tiene tres o cuatro categorías en las finales. En la Reserva generalmente hace muy buenos papeles y marca diferencias, porque tiene estructura grande y un trabajo grande como lo puede tener Instituto, Ferro o Rafaela. La necesidad y la ilusión todo el mundo la va a tener, pero lo que tenemos que buscar nosotros en este proyecto es la solidez y no que sea algo esporádico, sino que tenga una continuidad.