Defensores de Pronunciamiento será el rival de River en los 32avos de final de la Copa Argentina, partido que se disputará el próximo 10 de febrero. El elenco de Entre Ríos se había quedado sin DT hace una semana y contrató a un ex futbolista de la institución: Sergio Chitero

El flamante entrenador dialogó con Doble Amarilla en la previa del partido ante el elenco Millonario. Además de contar lo que significa jugar ante los de Gallardo -y ante el Muñeco-, Chitero contó que debió alejarse del ámbito del fútbol para poder salir adelante. Antes de asumir como técnico de Depro, fue encargado de edificios y también trabajó en una escuela. 

"Hay muchos que sí tienen la chance de hacer un colchón importante, que han invertido, pero a escalas más altas, mucho tiempo en Primera Nacional o en Primera División, o algunos que tienen la suerte de ir al exterior. Lo que pasa la mayoría es que somos jugadores de fútbol profesionales por un tiempo, pero después tenemos que seguir ligado a algún trabajo, porque sino no vivís. Por ahí se nota mucho que hay quienes tienen ese temor después de jugar al fútbol que siguen creyendo que son jugadores y tienen miedo o vergüenza de volver a trabajar", manifestó, dando a conocer la realidad de muchos futbolistas y personalidades ligadas al fútbol que juegan en categorías de ascenso.

 

 

- Doble Amarilla: ¿Cómo tomás la noticia de tu puesto como DT y qué te genera saber que tu primer partido oficial será contra River?
- Sergio Chitero:
La verdad que feliz por la posibilidad que se me presenta, es lógico que ante semejante circunstancia, ante un rival con tanta potencia como River se agrande un poco más todo. Con mucha tranquilidad, es un momento en el que realmente creo que he tomado una decisión acertada de dirigir Depro, con toda esa responsabilidad, porque más allá del partido con River hay un torneo que afrontar y es a eso a lo que vamos a apuntar.

- DA: ¿En qué situación estabas antes de que te llamen para dirigir?
- SC:
Estaba trabajando como encargado de edificio y también en una escuela, me habían conseguido laburo. Hace un tiempo atrás, el año pasado, cuando se inicia la pandemia, la situación era compleja, sin trabajo. Esto del fútbol se había complicado porque si bien aparecían algunos clubes, no había situación como para arreglar. No era ideal tampoco viajar y dejar a la familia, era una decisión que tenía que tomar conjuntamente con mi señora y me dediqué a jugar en una Liga Amateur. Una vez que se terminó, con alguno había charlado la posibilidad de buscar trabajo pero no aparecía. Uno tenía unos pesos guardados para ver si puede sostenerse en el tiempo, esos ahorros se van perdiendo, otras situaciones se presentaron en lo personal y no podían solucionarse, el dinero se va. La realidad es que acá la mayoría no hace un colchón importante para dejar de jugar y vivir. Me puse a disposición para cualquier trabajo y gracias a Dios, con gente buena, me dieron la posibilidad de laburar. Agradecido a quienes me ayudaron para poder sostenerme. Me había enterado de lo que pasaba en el Depro, que Hernán (Orcellet) había dejado de ser el técnico, porque uno siempre está ligado al fútbol.

- DA: ¿Te sorprendió que te llamaran?
- SC:
Un poco sí, porque fue todo rápido. Yo estaba en mi casa, se terminaba el día laboral y entre mensajes me llama la dirigencia y terminamos charlando y arreglando las cosas rápido, sabiendo que ellos tenían la idea clara y definida de que querían que yo sea el técnico. Le dije que sí porque son situaciones únicas que se presentan, hay que aprovecharlas y ojalá todo lo que uno ha tratado de aprender con la mayoría de técnicos que ha tenido y como futbolista, volcarlo. Eso es lo que vamos a tratar de hacer.

- DA: Está bueno lo que contás, para desmitificar que todos los jugadores están salvados de por vida...
- SC:
Sin duda. Hay muchos que sí tienen la chance de hacer un colchón importante, que han invertido, pero a escalas más altas, mucho tiempo en Primera Nacional o en Primera División, o algunos que tienen la suerte de ir al exterior. Lo que pasa la mayoría es que somos jugadores de fútbol profesionales por un tiempo, pero después tenemos que seguir ligado a algún trabajo, porque sino no vivís. Por ahí se nota mucho que hay quienes tienen ese temor después de jugar al fútbol que siguen creyendo que son jugadores y tienen miedo o vergüenza de volver a trabajar. Ha pasado que con un par de notas que me han hecho acá, muchos de los chicos que están jugando al fútbol me han mandado mensajes en la misma situación, se sentían identificados. Pasa que muchos jugadores no tienen la suerte de poder tratar de conseguir laburo. Ojalá sirva para que muchos sigan creyendo y que no tienen que bajar los brazos y seguir adelante. La vida misma te va preparando, te pone obstáculos y es ahí donde hay que estar fuerte y buscar lo mejor para la familia y tomar decisiones.

- DA: Cuando empezaste a trabajar de otra cosa que no estaba relacionada al fútbol, ¿te bajoneaste o entendiste que era algo que tenías que hacer y que en algún momento iba a salir algo para volver al fútbol?
- SC:
Bajonearme nunca. La habré pasado con alguna lesión en el fútbol; me pasó una vez de lesionarme pero a los tres días ya estaba enfocado en salir adelante. No me bajoneo, son situaciones de la vida propia que se te ponen en el camino y es donde uno tiene que estar fuerte. Uno se apoya en la familia, en mi caso veo a mis hijos y a mi señora que están siempre, que no me dejan caer. Siempre afronté todo con mucha tranquilidad; soy una persona muy positiva, muy creyente, de que todo va a salir bien, que todo es aprendizaje, que son momentos y que siempre hay alguien, por más que uno no lo tenga en cuenta, que te escucha y abre las puertas para poder volcarnos a trabajar y tener esa dignidad. Siempre pensaba que iba a regresar al fútbol, de una manera u otra, lo seguía haciendo acá, porque yo seguía trabajando en el fútbol amateur, agradecido. Yo sabía que algo de fútbol se iba a dar, es hoy el momento y a partir de hoy tengo que preparar todo para seguir adelante porque es lo que quiero, ojalá que tenga la suerte y se demuestre que tengo capacidad para estar dirigiendo.

- DA: ¿Qué pensaste cuando te llamaron para dirigir el Depro, sabiendo que el primer partido era River y cuántas veces imaginaste que ibas a pasar de ser encargado de un edificio a volver al fútbol nada más y nada menos que enfrentando a River?
- SC:
No me imaginé que iba a ser tan rápido, pero sí imaginé Depro, quizás más adelante. También imagino como lo hice en Atlético Paraná. Que se presente la chance ante semejante equipo, con la trascendencia que tiene, con Gallardo que es un técnico a quien observa todos los partidos... Son sueños. Son sueños que quizás uno quería vivir como futbolista, y hoy se me presenta como técnico. Hoy por hoy los muchachos, si bien sabían de la clasificación, hoy que estamos más cerca, creo que deben pensar que es un sueño que se les va a hacer realidad el 10 de febrero y que depende de ellos muchísimo que ese sueño siga creciendo y siga más lindo. Esperemos que demuestren que en el fútbol del interior hay buenos jugadores y ojalá salga un buen partido.