(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Fue un domingo con muchos incidentes en el fútbol nacional. Además de suspenderse el partido entre Independiente Rivadavia y Atlanta y de haber graves incidentes que terminaron con un muerto en la previa de Villa Mitre-Olimpo, Cañuelas-San Martín de Burzaco debió ser suspendido.

El encuentro de Primera C iba 0-0 cuando, a los 40 minutos del primer tiempo, debió ser detenido definitivamente. Previamente, fue parado en tres ocasiones por graves incidentes. En todos los casos los disturbios se produjeron en las afueras del estadio de Cañuelas. Finalmente, debió suspenderse por una pelea entre la policía y la barra local, que también agredió al equipo visitante.

Además de piedras, hubo balas de goma y corridas. "Es una situación muy triste, todos somos responsables de las situaciones. Me siento muy mal, muy abatido. Nos vamos muy apenados", aseveró el presidente de Cañuelas, Daniel Roncoli.

 

Código de barras on Twitter