(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Mucho se puso en juego en las elecciones que tuvieron lugar esta tarde en All Boys. El club de Floresta, que viene de dos temporadas turbulentas y empieza a encontrar algo de paz tras el regreso a Primera B Nacional, despidió al oficialismo encabezado por Fabián Aguirre y le otorgó el mando a la lista Sentimiento Blanco y Negro, comandada por Claudio Salama. ¿El gran perdedor de los comicios? Christian Bragarnik.

Aparte de Sentimiento Blanco y Negro, que comandará a la institución hasta 2022, la otra opción que tenían los socios era Floresta Unida, dirigida por Rubén Tucci. En la nómina que perdió los comicios que tuvieron lugar esta tarde, se encuentra Marcelo "Bocha" Valeri.

 

Club Atlético All Boys on Twitter

 

 

Valeri, fanático del blanquinegro, está íntimamente ligado al club. De pasado como barra del cuadro de Floresta, hoy es representante de jugadores y técnicos en Score Fútbol, empresa comandada por Christian Bragarnik.

Mano derecha del agente y gerenciador e íntimo amigo de Diego Maradona, a quien acompañó durante su paso por Dorados de Sinaloa, Valeri y su intento de desembarco como secretario técnico de All Boys marcan un nuevo avance en el poderío de Bragarnik: ya no solo mueve piezas desde su lugar de representante, sino que ahora también intenta colocar dirigentes en las comisiones directivas de los clubes.

 

 

Actualmente, Valeri se encuentra en Marsella, acompañando a uno de sus representados: Darío Ismael Benedetto, que fue transferido de Boca al Olympique en una de las últimas grandes ventas de las que participó Bragarnik.

 

Darío Benedetto on Instagram: “Con mi repre el #1 mal @bochavaleri🇦🇷💙💛💙”

Como viene contando Doble Amarilla, Bragarnik ya pisa muy fuerte en la mayoría de los clubes a lo largo y ancho del país. Los ejemplos más tangibles son Defensa y Justicia y Godoy Cruz, llegando, inclusive, a sentarse mano a mano en reuniones con otros dirigentes como si fuese mandamás de ambas instituciones.

En el último tiempo, además de levantar polémica por su injerencia en la negociación entre Lucas Romero e Independiente, siendo duramente denunciado por el representante Alberto Stagliano, invirtió dinero para remodelar el vestuario del cuerpo técnico y la sala de videos de Racing.