(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Como ya lo había comunicado en conferencia de prensa, Mauro Altieri dejó de ser el mandatario de Olimpo de Bahía Blanca. "Por medio de la presente, hago saber a los socios del Club Olimpo mi renuncia indeclinable a mi cargo de presidente de la institución", indica a través de una carta.

"Me voy, además, sumergido en un profundo dolor por los resultados adversos deportivos de público conocimiento, pero siempre habiendo priorizado el club por encima de lo personal. Sencillo hubiese sido para mi persona, y para quienes me acompañaron en la Comisión Directiva, hipotecar la institución en función de evitar el escarnio público al que fui sometido por defender contra todo y todos al club que presidí. Pese a todo, me voy con la frente alta", indica seguidamente Altieri en un extenso comunicado.

A continuación, se refiere a las amenazas sufridas por su familia durante su estadía como presidente de Olimpo, especialmente en los últimos meses: "Los hechos de público conocimiento que sufrí contra mi persona -y sobre todo, contra mi familia, con mi mujer embarazada de ocho meses y mi padre en un estado delicado de salud- fueron la gota que colmó el vaso para tomar la decisión de mi partida. Olimpo necesita otra cosa para este momento, necesita personas que conozcan el ambiente del fútbol y los códigos que hoy se manejan, que lejos están de ser los míos"sentencia.

"Me voy porque siento que los socios así lo decidieron. Aseguro que me voy más pobre en lo económico de lo que entré, muy cansado y dolido por lo que no se pudo lograr. Dejé todo lo que tenía en esta causa, pero nadie debe -ni debería- atornillarse a los sillones y a los cargos. Reitero, entonces, mi renuncia indeclinable al cargo de presidente y le deseo la mayor de las suertes a quien me suceda. Ruego por un camino de confluencia a pesar de las eventuales diferencias", cerró el duro comunicado.

La reconstrucción, ahora, asoma por Bahía Blanca. Según pudo saber DOBLE AMARILLA, el sector de Dagna podría llegar nuevamente como conducción al club, aunque eso se definiría en las próximas semanas, cuando se conforme una lista. En lo más inmediato, es el club el que debe convocar a una asamblea extraordinaria para lograr conformar una nueva conducción y, así, empezar a recorrer un nuevo camino.

 

LA CARTA COMPLETA: