(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Miguel Barbieri, defensor central de Racing, fue vendido a Xolos de Tijuana. El zaguero, que viene de jugar en Rosario Central a préstamo, se marcha por aproximadamente U$S 2 millones netos y firmará tres años de contrato.

Por la transferencia, hay otro club que se frota las manos aparte de Racing: Defensores de Belgrano. Resulta que el "Dragón", que milita en la Primera Nacional, le vendió el 50% del pase del jugador a la "Academia" en 2017. Por ende, se quedará con aproximadamente U$S 1 millón neto por la salida del jugador a México.

Doble Amarilla se puso en contacto con Marcelo Achile, presidente de Defensores de Belgrano, para hablar de la importancia de la operación para el club del Ascenso. "Fue una apuesta que nos salió bien vender el 50%. Esta es la operación más importante de mi gestión", aseveró.

 

LA ENTREVISTA COMPLETA, A CONTINUACIÓN:

- DOBLE AMARILLA: ¿Han hablado con Racing para conocer las cifras finales?

- MARCELO ACHILE: Sé que ayer se juntaban Víctor Blanco y uno de los representantes del jugador (Mario Schinnea) en Punta del Este y que ya está todo definido. Oficialmente, no me informaron los números; supe todo por versiones periodísticas principalmente. Todavía no tengo totalmente claros los números.

- DA: ¿Hay algo proyectado a hacer con el ingreso que entrará por Barbieri?

- MA: Para nosotros, es una alegría importante. Nunca tuvimos una operación de este valor, de este monto. Fue una apuesta que nos salió bien, porque vendimos el 50% del jugador, apostando a que se valorice más... y la verdad que el pibe dio sus frutos. Podríamos haber vendido el 100%, la peleamos y nos quedamos con el 50%. Estamos acostumbrados a administrar recursos precarios y siempre queremos ser protagonistas. Todavía no hablé con la comisión directiva, cuando nos reunamos evaluaremos lo que haremos con el ingreso. Seguramente, se va a reflejar mucho en cuestiones de infaestructura, del estadio, del campo de juego y de distintas cosas que los clubes necesitan hacer.

- DA: ¿Hay algún antecedente similar de un ingreso grande por alguna venta en Defensores de Belgrano?

- MA: En todas las épocas hay sumas importantes que pasan a ser parte de la historia. Cuando se vendió Houseman, fue algo importante. Hace 23 años que soy presidente de Defensores y nunca tuvimos la oportunidad de pensar en qué hacer con tanta plata. Esta es la operación más importante de mi gestión. Es algo que nos va a permitir hacer cosas en el club. Nos agarra bien parados en el campeonato, donde estamos terceros. En lo futbolístico, siempre vamos a querer ser protagonistas, porque creo que Defensores es parte de la historia de la segunda categoría del fútbol argentino. No nos vamos a volver locos gastando sumas grandes por jugadores, no estamos acostumbrados a eso... pero el ingreso nos va a permitir estar un poco más holgados y hacer obras que son necesarias para el club. En lo futbolístico, ojalá nos podamos meter en el Hexagonal.

- DA: Se va a seguir la línea que se mantiene hasta ahora en el fútbol: ser austero.

- MA: Nosotros siempre fuimos muy equilibrados. Yo agarré en los 90', que fue un desastre para los clubes. Después salió el Decreto 1212 de Duhalde, pero nosotros siempre nos manejamos igual: no gastamos más de lo que nos entra, aunque ingrese una cantidad importante. La gente sabe cómo nos manejamos. Vamos a tratar de darle felicidad a los hinchas y de superarnos.

- DA: ¿Qué le genera que un jugador que pasó por la institución pueda tener una oportunidad en la Primera de México?

- MA: Es una emoción muy grande ser presidente de un club que realiza esta operación. Es un jugador al que vimos crecer y ganarse la titularidad siendo pibe. Defensores tiene una característica: vende muchos jugadores que tuvieron formación en River. A nosotros nos sirve eso, siempre nos han dado buenos resultados esos futbolistas. Me genera alegría, Miguel tiene una familia extraordinaria. A él lo vimos crecer y hacerse hombre. Que tenga esta oportunidad nos llena de emoción y nos da ganas de que le vaya muy bien. Ya estábamos contentos cuando fue a Racing, imaginate. Como dirigente, haber visto toda la evolución de Miguel me genera una felicidad inmensa.