(De la redacción de DOBLE AMARILLA) Vélez empató con Peñarol por 1 a 1 en Montevideo y pasó a la siguiente instancia de Copa Sudamericana gracias al gol de visitante. Lo convirtió de penal Thiago Almada, tras una discusión con Ricardo Centurión.

Al ex Boca le hicieron al falta a los 90 minutos en el área tras un centro. Tras esto, su intención era hacerse cargo d penal que le daría al Fortín el pasaje a la siguiente ronda. Sin embargo, se terminó haciendo cargo el juvenil de 19 años, similar a la llave anterior frente al Aucas.

Tras convertir el gol, rejos de imperar el rencor y la molestia, Almada fue rápidamente a abrazarlo a Ricky y quedó la postal de la noche con ambos jugadores satisfechos.

Por su parte, tras la clasificación, Mauricio Pellegrino, manifestó en conferencia: "Sabíamos que debíamos defendernos con el balón y en el segundo tiempo pusimos gente que se está recuperando, que está buscando su mejor forma y por suerte llegó ese penal que nos dio la clasificación".

"Somos un equipo en construcción, con nuevos compañeros y nuevo cuerpo técnico. Obviamente tenemos aspectos que mejorar como posicionarnos mejor, asociarnos mejor y tener más profundidad; todo lo venimos trabajando. Pero lo mejor es que competimos bien, con mucha entereza y eso para mí es el cimiento básico para ser un equipo competitivo", concluyó.

 

“Nunca perdimos la compostura”