(De la Redacción de DOBLE AMARILLA) Miguel Ángel Russo destacó el rendimiento de Boca en la victoria Xeneize en Brasil ante Inter, pero se lamentó no haber sacado una mayor ventaja.

"Más allá de algún error y viendo la cancha, el desgaste que se hizo y todo, muy contento por el rendimiento de Boca. Podríamos habernos llevado algo más de un gol, pero no me quejo porque la idea es jugar de local y de visitante de la misma manera", expresó Russo.

Luego, continuó con un análisis sobre el equipo. "El balance en la mitad del campo fue bueno. Tuvimos oportunidades para convertir y hay que trabajar eso. Ellos al final nos desordenaron. El desorden del rival no nos puede desordenar a nosotros, son cosas que tienen que aprender los votantes y los centrales. El ritmo ganado lo tiene que poner Boca", destacó.

SportsCenter on Twitter

 

Por otro lado, habló sobre Maradona: "La consigna para homenajear al mejor del mundo era que había que jugar bien y ganar, porque Diego llevó a nuestro fútbol muy alto, a un nivel incomparable, dándonos a todos los argentinos muchísimas alegrías”. Además, reconoció que "fue el partido más difícil" para dirigir, "por el aspecto emocional".

"Todo fue atípico porque lo emocional invadió a todos los partidos por lo que significa Diego, pero afortunadamente estuvimos a la altura para homenajearlo dentro de la cancha como se merece", agregó.

Sobre el cierre, Russo indicó que "hay que poner la cabeza en la Libertadores, porque es un torneo muy importante para Boca".