El uruguayo Alberto Bica, ex puntero derecho de San Lorenzo en la década del ’80, falleció hoy a los 63 años en la ciudad de Montevideo, víctima de una leucemia.

El ex delantero, quien también supo vestir las camisetas de River Plate y Unión de Santa Fe en el fútbol argentino, estaba trabajando en el “área de captación” de jugadores del club Nacional de Montevideo, donde se forjó como futbolista y alcanzó notoria trascendencia.

A Buenos Aires arribó en 1983, más específicamente a River, que lo incorporó junto a una futura verdadera gloria ‘millonaria’: Enzo Francescoli.

Más allá de algunos desempeños destacados bajo la conducción técnica de su compatriota Luis Cubilla, el puntero derecho no logró consolidarse y hacia 1985 fue traspasado a San Lorenzo, donde sí consiguió una continuidad y regularidad que no tuvo en el elenco de Núñez.

Con la camiseta ‘azulgrana’, el uruguayo pudo destacarse al comando del entrenador Nito Veiga, abasteciendo a un goleador como Walter Perazzo, hoy DT de Almagro.

En el equipo de Boedo, con un estilo de juego bien apegado a la raya, el atacante disputó 31 encuentros y marcó 3 goles.

Hacia 1987 fue transferido a Unión, donde permaneció hasta la temporada 1988, con un balance de 25 cotejos y 2 tantos.

Bica obtuvo verdadera patente de ídolo en su Nacional, donde contribuyó para las obtenciones de la Copa Libertadores 1980 e Intercontinental 1981.

La entidad montevideana del Parque Central lo despidió hoy con cariño, asegurando que “lamenta comunicar el fallecimiento de una de sus glorias futbolísticas y uno de sus más queridos funcionarios”.

También integró el seleccionado uruguayo que intervino en la Copa América 1979, además de haber sido protagonista en el combinado ‘celeste’ Sub ’20 que logró el Sudamericano de Venezuela (1977).