Hernán Crespo advirtió en su presentación como nuevo técnico del San Pablo que todos tendrán que ganarse el derecho de estar en el equipo y dijo que el brasileño Dani Alves, cuya continuidad está en el aire, aún puede "seguir aprendiendo y creciendo" a sus 37 años.

"San Pablo tiene que jugar, tiene que competir, intentar ganar los torneos, siempre jugando de una misma forma", dijo el ex técnico de Defensa y Justicia en su primera rueda de prensa como director técnico del Tricolor de Morumbí.

São Paulo FC on Twitter

 

"Aquí hay que confirmar. Hay que merecer estar en San Pablo, yo el primero, merecer estar en un lugar tan grande como San Pablo. Voy a respetar el fútbol que me gusta, que me apasiona, ser protagonistas, ir a buscar el arco rival, tener ocasiones de gol y que me pateen poco al arco. El gran desafío es que San Pablo vuelva a estar en el lugar que le pertenece", agregó.

Crespo se mostró tajante al defender su filosofía y prometió un estilo de juego ofensivo, aunque pidió "paciencia" para implementar su metodología sobre el terreno de juego porque "nadie es mago y nadie hace magia".

São Paulo FC on Twitter

 

Crespo, que firmó por dos años con San Pablo evitó pronunciarse sobre la continuidad de tres de los futbolistas más experimentados del vestuario, los brasileños Hernanes, Dani Alves y el español Juanfran Torres, todos ellos con 35 años o más.

"No me parecería correcto tomar una decisión y hacerla pública hoy, por respeto al equipo. Cualquier cosa que diga puede desequilibrar", expresó.

Reconoció que aún no ha tomado una decisión sobre si contará o no con alguno de los tres, aunque tampoco le parecería "correcto hacerla pública hoy".

Por otro lado, ante la falta de presupuesto para emprender grandes contrataciones, afirmó que a él le interesa "mucho" ver crecer de manera individual a todos los futbolistas del club, "independientemente de la edad".

São Paulo FC on Twitter

 

"Dani Alves también puede aprender y seguir creciendo, no desde la arrogancia, sino desde lo simple de que en la vida uno nunca deja de aprender. Eso para mí es fundamental", indicó.

Asimismo, dijo que trabaja para asumir "lo antes posible" el banquillo del conjunto paulista, aunque no dio una fecha para su debut.

Si bien se mostró entusiasmado con el nuevo proyecto y aseguró que ya ha visto a jugadores "con fuego en los ojos y ganas de hacer cosas buenas", aunque siempre "bajo una misma identidad", sin "perder la esencia".

"Como jugador, tuve la posibilidad de jugar con Kaká, Drogba, Shevchenko, Vieri, Robben, Ibra, Adriano, todos tenían características diferentes y, a veces, yo modificaba mi manera de jugar. Lo que no perdía era una cosa, hacer goles. No perdía quien era, seguí siendo el mismo jugador: Crespo", sentenció.