(De la redacción por DOBLE AMARILLA) Rocío Correa fue la figura la semana pasada ante Villa San Carlos y convirtió un triplete para darle la victoria a San Lorenzo. Detrás de todos sus sueños y su gran presente con sólo 19 años, hay una historia de dolor y sacrificio. Fue herida por la policía tras recibir disparos de gomas. Lo peor de todo, es que tuvo este altercado en el sepelio de su hermano camino al cementerio en su Tucumán natal. Dialogó con Doble Amarilla y nos contó cómo supera el día a día y como intenta poner por encima su sueño cumplido de ser jugadora profesional.

Doble Amarilla - ¿Qué sentís sobre este comienzo del fútbol femenino profesional?
Rocío Correa:
Es un sueño cumplido en lo personal. Lo que pienso ahora es seguir creciendo para darle valor a esto que conseguimos con las chicas. Incluso en lo personal es un sueño poder jugar en el Nuevo Gasómetro, soy hincha del club.

DA: ¿Cómo tomas que hoy se hable mucho de vos en los medios?
RC:
Soy chica y es chocante pero al mismo tiempo muy lindo. La verdad es que de mi entorno todos me apoyan, tanto mi familia como mis compañeras. Me piden que siga y que no baje los brazos.

DA: ¿Cómo comenzó tu carrera?
RC: Juego desde los 6 años en frente de casa, en un club que se llama Libertad. Jugué con los varones y también hice hockey un tiempo. Pero me terminé decidiendo por el fútbol. A los 14 años ya pude jugar con la Selección Argentina. Luego a mis 16 pasé a formar parte de San Lorenzo. Por un momento tuve que volver a Tucumán, pero ya hace 8 meses que estoy en Buenos Aires.

DA: ¿Cómo era jugar con hombres?
RC:
Por suerte nunca sentí discriminación. Todo lo contrario, jugaba con todos mis amigos, nunca tuve problemas. Me guardo recuerdos lindos de esa época.

DA: ¿Cómo estás después de todo lo que pasó con tu hermano?
RC:
Mis compañeras me ayudan mucho en esta situación, lo mismo el club. Fue un momento muy duro tanto para mi como mi familia, sobretodo porque estoy muy lejos. Trato de pelearla todos los días y no aflojar. Mi hermano me está siguiendo desde arriba y no voy a tirar la toalla.

 

 

DA: ¿Cómo fue el momento al enterarse de lo que le pasó a tu hermano?
RC:
Fue y es muy difícil. Fueron días duros, donde luego tuve que volver al club e intentar hacer como que no pasó nada. Tengo altibajos actualmente porque es todo muy reciente, pero cuento con ayuda de todo mi entorno y trato de enfocarme.

DA: ¿Cuál es tu sueño?
RC: Mi sueño es hacer lo posible para poder ganar algo con la Selección Argentina y luego poder jugar en el exterior
. Ojalá el fútbol me sea una herramienta para poder ayudar a mi familia. Sería un logro para mi poder jugar en la Liga de España.

 

TyC Sports on Twitter